By

Talleres de creatividad: arder o brillar

10407550_467199450085878_5054109490247474649_n

Tomando distancia de la modernidad hemos podido develar ciertos mitos del arte y sus prácticas, que entonces se comprendían como una iluminación fugaz y arrasadora; la inspiración  parecía mas un saque de emociones  que una actitud contemplativa- reflexiva. El acto de creación estaba mas cerca de una aparición divina que de un hábito construido por las rutinas; la inspiración  trasmutaba en la tierra para recordarnos lo sagrado del arte y nos atravesaba como un rayo que podía, obviamente fulminarnos. El fuego es efímero y fugaz, debe aceptar su dependencia de la madera para arder y perdurar. El proceso creativo es una manera relacionarnos con el mundo, no sólo para hacer una obra de arte sino también y sobre todo para desarrollar nuestras capacidades intuitivas.

10521175_10152591139745851_4752462716752770820_o

En la modernidad e incluso en las vanguardias el  artista era un ser aislado en su cúpula de cristal, distante del mundo y sus contradicciones, mas conectado al cielo que a la tierra. A veces, la conexión era espiritual, otras  se lograba con la ayuda de ciertas  sustancias; así  se empezaba a confundir el efecto de la sustancia con la creatividad,  el estado de ebriedad con el de creatividad e incluso llegando a creer que solo así podíamos lograrlo. Por ser creativos terminábamos  adictos a  puentes transitorios  hacia aquel lugar…posible solo por la modernidad.

En el presente comprendemos la creatividad como un hábito, una construcción. La inspiración no existe sin transpiración y el arte se infiltra en lo cotidiano, lo doméstico y lo real.

Hay diversos modos de ir desarrollando  un estado creativo desde donde el arte sea un proceso reflexivo del entorno y de nuestra presencia en él. Con los pies en la tierra y el cielo en las manos el taller de creatividad es para cualquiera que desee estar mas conectado con su propia manera de abordar el mundo, deseando  construir un relato personal de nuestro tiempo.

10708533_10205117649447139_4615834216028914603_o

By

Historia y práctica fotográfica

Desde hace varios años me dedico a la docencia fuera de las instituciones educativas, me parece necesario estudiar la historia del arte y más particularmente de la fotografía para poder desarrollar proyectos personales que permitan un relato particular: que nos permitan determinar nuestra posición  frente a un contexto cada vez mas general; cada vez menos permeable a las voces individuales.

008 Julio Lavallén, artista invitado

Las artes visuales, en el presente, se influyen e interceptan unas con  otras: la fotografía y la pintura, la instalación y el teatro, la acción y la performance nos permiten pensar un proyecto para luego decidir el lenguaje que mejor nos permita desarrollarlo.

P2010268 Clases teóricas sobre historia

A partir del análisis de obra de artistas, visitas a talleres e invitados especiales vamos trabajando sobre los proyectos personales, cada nueva experiencia grupal enriquece el proceso individual.